develop your own website

POLÍTICAS DE MERCADO

CORONA VIRUS 

¿Es el corona virus un desastre universal? ¿Una Pandemia? ¿Algo inesperado que se ha introducido en la vorágine cotidiana de la Globalización?

Tal vez sea, el corona virus, un golpe sin manos, un aviso que proviene desde las mismas “LEYES DE LA NATURALEZA”, Leyes incomprendidas por la gran mayoría de los que creen tener todos los derechos y ninguna obligación.

Lo cierto es que cuando cualquiera de los virus que conviven en nuestro sistema se despiertan, con intenciones de golpear al ser humano, golpean y lo hacen de manera contundente, como diciéndote, ESTAMOS AQUÍ, Ustedes los que se creen humanos, SON.. NADA,.. DE NADA dentro de la naturaleza terráquea. 

Es entonces cuando nos acordamos de todos y cada una de los micro y nano sistemas de pequeñas pero poderosas vidas que dominan nuestro ambiente.

El “ser” humano “Sobre todo aquél en posición de poder” se ha lanzado, en estos últimos años, a una carrera de posicionamiento material, que no pareciera tener ni techo ni límite.

Poder, con tanta ambición, que llega hasta el punto tal de olvidarse que, ese poder que pretende, tiene menos peso que un ser tan diminuto que apenas puede verse con microscopio. 

¿De qué sirven?, tanta ambición, tantas peleas, muchas de ellas en público y por los medios, confundiendo al común de las personas cargadas de obligaciones, peleas repletas de lenguajes soeces, de acusaciones entre ellos defendiendo alguna posición sobre esas discusiones, de las cuales estamos ajenos por el desconocimiento de la verdad que se oculta; “ladrones, corruptos, inservibles, vagos, anti...tal o anti..cual pensamiento” y muchas otras cosas. 

 De qué sirven los supuestos ocultamientos de aquellos que tienen la labor de mostrar equilibrio, “equilibrio a través de la justicia”, de expresar con la autoridad conferida el criterio que corresponde a una cierta igualdad en las obligaciones, de ponerle un freno a los que se hacen dueños de todos los derechos mientras se castigan a los que tienen todas las obligaciones.

Hoy nos damos cuenta que somos demasiados los que debemos preservarnos del ataque VIRAL, y pocos los que pueden protegerse.

Hoy, muchos cuidadosos, ADVIERTEN “como sale tanta gente a comprar” “ deben quedarse en sus casas” “van a contagiar a los demás”… muy cierto y verdadero, PERO HAY OTRA VERDAD, ¿NOS HEMOS OLVIDADO QUE ESTAMOS EN EMERGENCIA ALIMENTARIA? ¿NOS HEMOS OLVIDADO QUE EN NUESTRA ARGENTINA MÁS DE LA MITAD SE DESENVUELVE DENTRO DE LA SUPERVIVENCIA DIARIA? ¿ACASO NO NOS DAMOS CUENTA QUE MUCHISIMAS PERSONAS TIENEN QUE ENFRENTARSE A LA TERRIBLE ENCRUCIJADA DE ...O COMO … O ME CONTAGIO?

Es verdad que debemos, ´SI` debemos estar todos remando al compás de las necesidades, TAMBIÉN DEBEMOS APRENDER , “Y EL DEBEMOS APRENDER, ESTÁ DIRIGIDO A LA CLASE DIREGENTE, POLÍTICA, JUDICIAL, GREMIAL” Que es la que ha estado y está al frente de las gestiones institucionales, “QUE LAS PELEAS ENTRE LOS PARTIDOS, LAS MENTIRAS, LAS AGACHADAS POLÍTICAS, LAS AVIVADAS, LO ÚNICO QUE HACEN ES CONSTRUIR UN PUEBLO DÉBIL, QUE PARA LO ÚNICO QUE SIRVE ESA DEBILIDAD ES PARA LOGRAR OBJETIVOS POLÍTICOS DE PODER, PERO ANTE UN CASO COMO EL ACTUAL de ataques virales y pandemias LO ÚNICO QUE SE LOGRA con una población debilitada ES, CONFUNDIR AÚN MÁS LA MANERA EFICAZ DE AYUDAR. 

Desde nuestro sector, es conveniente continuar con la necesidad de establecer aquellas prácticas que conduzcan a una mejor forma de producción. 

El progreso ha avanzado con las tecnologías, las tradiciones culturales por las cuales los productores nos regíamos se han modificado, los nuevos integrantes de la producción que llegan con las prácticas aprendidas más la incorporación de ésta nueva tecnología, los ubica en la discusión de un nuevo planteamiento.

Sustentabilidad y sostenibilidad, agregado el nuevo paradigma sobre la alimentación, hacen que se tengan en cuenta los requerimientos y observaciones de las grandes políticas mundiales sobre el tema.

 Contaminación, cambio climático, capa de ozono, interferencias antropogénicas, son temas que ya están en muchas agendas, en nuestro país es imperiosa la necesidad de revisar lo realizado en materia institucional, comprobar el resultado de aquellas políticas adoptadas en la creencia de obtener una mejora y, desde ese entonces hasta el presente lo único logrado ha sido el abandono de la producción, desprolijidades en la cadena y desconcierto en el sistema distributivo, lo implementado como normas, impuestos, tributos, condiciones laborales, obligaciones desiguales; esa revisión contrastarla con la realidad y así poder determinar el camino a continuar; improvisando o no atendiendo las verdaderas razones de la problemática continuaremos con las mismas deficiencias, por el contrario, si es que realmente queremos ser un país productor de alimentos, sabemos que existen todas las condiciones, solo falta una, buscar la experiencia y equilibrar lo actuado, desde una visión multidisciplinaria.

La bibliografía relacionada con el tratamiento legal, normativo y de inclusión dentro de la institucionalidad del país está disociada con su aplicabilidad, por consiguiente el resultado de la misma anula toda posibilidad de éxito, si bien existen reglamentaciones y obligaciones respecto de la actividad, es inconsistente la relacionada con la filosofía interpretativa de la figura del productor, como parte integrante de la macro economía por un lado, y por otro de la representatividad de la actividad dentro del consenso nacional. 

De nada sirve llevar adelante nuevas prácticas sin antes haber revisado y estudiado cuáles o cuantas de tantas disposiciones, leyes, reglamentos y controles has sido responsables de ésta endeble situación productivo-distributivo y de consumo.

| 25 de Marzo de 2020 | Comentario de Domingo Ramos Bravo| Especialista en Mercados Frutihortícola