free portfolio site templates

POLÍTICAS DE MERCADO
Operar en la pandemia 

En estos días de encierro para algunos y obligaciones para otros, descubrimos que existe otra Argentina dentro de la que nos mostraba la realidad preexistente. Los sectores que mantienen las obligaciones, esencialmente alimentos perecederos; carnes, aves, huevos, pescados, pan, frutas y verduras son los sectores que, por ser esenciales, han tenido que enfrentar al famoso bichito y no solamente continuar con sus tareas sino que se han debido incrementar. Ejemplo de éstas falencias las encontramos a simple vista con la supuesta escasez de huevos.

TERRIBLE GOLPE A LA INTERPRETACIÓN de como se aplican las normas, de como se destrata a los sectores que hoy, más que nunca, están sosteniendo a una población que permanece “GUARDADA”, por indicación normativa y además sanitaria, ESTO ESTÁ BIEN. 

QUE QUEDE BIEN ACLARADO, muchas personas están impedidas de guardarse en su casa, por varios motivos: PORQUE DEBEN SEGUIR PRODUCIENDO ALIMENTOS, aunque corran el riesgo de contagiarse, PARA LOS QUE SI SE PUEDEN GUARDAR.

Se observa que, se ha modificado el sistema alimentario, siempre considerando a aquellos que pueden hacerlo. La modificación es que ahora, en casa, la ingesta se realiza varias veces al día, se desayuna, almuerza, merienda y cena; se cocina en casa, motivo por el cual se ve aumentada la demanda de productos perecederos.

Los que no pueden hacerlo, los que tampoco podían hacerlo, aquellos sectores VISUALIZADOS desde la política, los que lamentablemente han quedado por debajo de la linea económica, y expresado muy bien en los discursos políticos, los que se encuadran dentro de la EMERGÉNCIA ALIMENTARIA, también se deben exponer a la inseguridad sanitaria, sus economías le impiden guardarse en casa, POR MUCHO ESFUERZO QUE SE REALICE DESDE LAS INSTITUCIONES siempre quedan sectores excluidos de esas previsiones.

Los sectores que producen alimentos, hemos sido golpeados desde siempre, desde el tratamiento de burgueses hasta agiotistas y parásitos de la economía, y cuanto epíteto descalificador se les haya ocurrido, un productor de alimentos en nuestro país se ha tratado como mala persona. Hoy es un elemento NECESARIO. Solo un productor sabe cuanto se sufre por el destrato de una parte de la sociedad.

Tal vez, en esta pandemia, y especialmente el sector que se mueve en esferas políticas, comprenda que el “SER PRODUCTOR” es otra cosa totalmente diferente a los títulos con los que se los etiqueta. El ser productor, requiere de un espíritu especial; primero debe ser empático con la naturaleza, comprender las biologías, o los animales, sentir placer atendiendo sus producciones, aprender permanentemente sobre el bienestar animal, o el mejoramiento de las plantas, ser eficientes y lograr cada día mayor cantidad y calidad de productos, CON EL FIN DE QUE CADA PERSONA, SIN IMPORTAR SU CONDICIÓN ECONÓMICA, PUEDA ACCEDER A ALIMENTOS DE PRIMERA CALIDAD.

TRABAJAR EN ESE OBJETIVO ES MÁS IGUALITARIO, QUE APLICAR POLÍTICAS DE RECUPERAR LO QUE OTROS DESECHAN Y OFRECÉRSELO COMO ALTERNATIVA A SECTORES LLAMADOS VULNERABLES.

TODOS LOS HABITANTES SON PERSONAS Y MERECEN EL MISMO TRATAMIENTO, DEJEMOS DE TRATAR A LAS PERSONAS SEGÚN SU STATUS ECONOMICO.

Una quinta, campo productivo, granja, y cualquier emprendimiento productivo nunca termina de completarse, por el contrario, ingresar al mercado alimentario con productos de calidad y cantidad requiere de años de trabajo, de inversión constante y permanente. Los Pseudo productores solo destruyen los ecosistemas, perjudicando las generaciones venideras, debemos conservar el planeta pues las zonas aptas para producir cada día son más escasas.

La eficacia y eficiencia productiva se logra a través de los años.

ES IMPOSIBLE QUE LAS GALLINAS PONEDORAS AUMENTEN SUS POSTURAS A PARTIR DE UN DECRETO CREADO POR LOS HOMBRES. SI HACEN FALTA MÁS HUEVOS, DEBEREMOS AUMENTAR LA CANTIDAD DE GALLINAS PONEDORAS Y ESO TARDA AÑOS.

| 10 de Junio de 2020 | Comentario de Domingo Ramos Bravo| Especialista en Mercados Frutihortícolas